Nicaragua Nicaraguita Onlus ITALIANOESPANOLENGLISH
Nicaragua Nicaraguita Onlus L'ASSOCIAZIONEATTIVITA'NEWSNICARAGUAGALLERY AREA RISERVATA

Nicaragua

El elemento más característico de la hidrografía de Nicaragua se debe  a la presencia de dos grandes lagos, el Managua y el Nicaragua (este último es, con sus 8430 Km2, el más grande de América central) que ocupan el fondo de la depresión; los dos comunican por medio del río Tipitapa.

Una vez los dos lagos eran una ensanada de la costa pacífica; la acumulación de detritos causados por la intensa actividad volcánica los separó de manera progresiva del océano, del que siguieron siendo tributarios hasta que el desplazamiento del vertiente debido al bajarse de la costa caribal en el Neozoico causó el reflujo de las aguas hacia el mar del Caribe.

Como testimonio de estos acontecimientos la íctiofauna del lago Nicaragua incluye especies de origen marina que se han adaptado al hábitat de las aguas dulces, como el Carcharhinus nicaraguensis, un tipo de tiburón largo hasta los 3 m.

La cuenca del lago Nicaragua está dividido del Pacífico en el punto más estrecho sólo por un umbral ancha unos veinte kílometros y alta unos cuarenta metros; ya desde hace tiempo se habla de la posibilidad de abrir un canal navegable entre los dos océanos, proyecto vinculado a sobre todo a factores económicos y políticos.

En el Pacífico sólo desembocan pequeños arroyos de tipo torrencial, de los que los mayores son el Estero Real y el Río Grande del Sur, antiguo emisario del lago Nicaragua; mucho más desarrollados son los ríos del vertiente caribal, sobre todo el Río Coco o Segovia, 750 Km, que por mucho rasgo marca la frontera con Honduras y acaba con un ancho delta cerca de Cabo Gracias a Dios, el Río Grande de Matagalpa, el Escondido y el Río San Juan, emisario del lago Nicaragua, todo navegable, y que en parte marca el límite con Costa Rica. Pero complesivamente su importancia es relativa, porque atraviesan regiones poco pobladas y con escaso desarrollo económico.